English
German
French
Bosnian/Croatian/Serbian
Polish

Editor: Peter-Paul Bänziger, Universität Basel

Como se puede comprobar, entre otros instrumentos, con las Acciones COST, los fondos europeos para la investigación tienen indudablemente aspectos positivos. Cuanto menos, impulsan la cooperación por encima de fronteras lingüísticas y regionales, contribuyendo así a la emergencia de un área europea de investigación. Ahora bien, conllevan también algunos aspectos problemáticos. El primero de ellos es el relativo a los idiomas. A pesar de que la diversidad lingüística y el plurilingüismo resultan un hecho constitutivo de las sociedades actuales, la financiación europea refuerza la hegemonía de la lengua inglesa. Esto va acompañado de una preferencia estructural por hablantes nativos o nativas, que también tiene su reflejo en el mercado laboral. Hasta hoy, sin embargo, se ha reflexionado poco sobre el papel que juega la lengua inglesa en la investigación, y en área europea en particular, así como sobre las jerarquías y mecanismos de exclusión que lleva asociados. Ahora bien, el idiomático no es el único aspecto problemático de la financiación europea.

De alguna manera vinculada a la hegemonía anglo-americana está, en segundo lugar, la homogeneización de los propios proyectos y los procesos de evaluación. En términos de estructura, argumentación y estilo, las aplicaciones están haciéndose cada vez más similares. En tercer lugar, los instrumentos de financiación están atravesados por una mentalidad tecnocrática, que aunque a menudo es bienintencionada tiene consecuencias altamente ambivalentes. Por ejemplo, cuando hablamos de Países Objetivo de Inclusividad (POI – ITC), las diferencias en riqueza y poder son al mismo tiempo problematizadas y reforzadas.

Blog WORCK: la serie #2 busca proporcionar un espacio para experiencias y reflexiones críticas sobre estos y otros aspectos de la financiación europea de la investigación. En el contexto de la Acción COST “Worlds of Related Coercions in Work” , también persigue contribuir al debate sobre las constricciones a las que está sujeto el propio trabajo académico. De cara tener en cuenta y respetar la diversidad lingüística de Europa, cada uno de los textos será publicado en dos idiomas.

Traducción: Fernando Mendiola Gonzalo